domingo, 14 de julio de 2013

Lernstift, la pluma que vibra para corregir tus horrores ortográficos

Lernstift, la pluma que vibra para corregir tus horrores ortográficos
Pocos refranes son tan ciertos como que la letra con sangre entra, pero no es menos verídico que nuestra infancia hubiera sido un poco más feliz sin la amenazadora sombra de las reglas de nuestros profesores de lengua. Nuestros cocotes y nudillos pueden dar fe de ello. Tal vez por ello nos resulta tan curiosa la idea de Lernstift, una pluma estilográfica/bolígrafo inteligente que te avisa para corregir faltas y mejorar tu caligrafía.

Creado por dos inventores alemanes, este singular artilugio de escritura con puntas intercambiables cuenta con un minúsculo cerebro Linux y un sensor de movimiento para reconocer tu letra. Una vez amoldado a tus emes y tus erres, Lernstift señala tus faltas ortográficas mediante vibraciones, proporcionando además instrucciones para hacer que tus garabatos sean un poco más legibles. Su sensor de movimiento no está basado en tecnología óptica, de forma que Lernstift incluso puede leer tus garabatos en el aire.

Los creadores de este dispositivo piensan lanzarlo al mercado inicialmente con correctores para inglés y alemán, pero por supuesto también tienen planes para incorporar más adelante otros idiomas, incluido el español. Antes de eso deberán las 120.000 libras (138.674 euros/181.224 dólares al cambio) que se han propuesto para financiar el proyecto en Kickstarter, donde ya es posible reservar tu Lernstift por 99 libras (114 euros/149 dólares).



por Alberto Ballestin | es.engadget.com

sábado, 13 de julio de 2013

“Un libro y una pluma pueden cambiar el mundo”

“Un libro y una pluma pueden cambiar el mundo”
Malala Yousafzai, la adolescente paquistaní tiroteada por los talibanes en su país, ha pedido en la ONU que la comunidad internacional redoble los esfuerzos para lograr "educación para todos los niños". Según ella misma ha relatado durante el acto organizado por Naciones Unidas para celebrar su decimosexto cumpleaños: "El 9 de octubre de 2012 los talibanes me dispararon. Pensaron que con sus balas me callarían para siempre pero fracasaron".

Acompañada por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el ex primer ministro británico Gordon Brown, la joven aseguró que sigue siendo la misma Malala, con las mismas ambiciones, esperanzas y sueños, y por ello volvió a pedir "educación para todos".

"Tomemos los libros y las plumas porque son nuestras armas más poderosas. Un libro y una pluma pueden cambiar el mundo", subrayó Malala, quien aseguró que "los extremistas siguen teniendo miedo a los libros". Malala, interrumpida en varias ocasiones por los aplausos de los asistentes, afirmó que no está en contra de nadie, ni siquiera de los talibanes en su país, y aseguró que incluso si tuviera una pistola y estuviera frente a la persona que le atacó "no dispararía".

"Es algo que aprendí de Mahoma, el patrimonio que recibí de Martin Luther King y de Nelson Mandela, la filosofía de la no violencia que aprendí de Gandhi y la madre Teresa, el perdón que aprendí de mi padre y de mi madre", aseguró.

La adolescente paquistaní, que agradeció poder llevar hoy puesto un chador de Benazir Bhutto, reiteró que viajó a la sede de las Naciones Unidas en Nueva York para elevar su voz y pedir "educación para todos los niños".

"El Día de Malala no es mi día, hoy es el día de todos y cada una de las mujeres, niñas y niños que se han atrevido a defender sus derechos", dijo la joven, quien agradeció "la cantidad de amor" que ha recibido en estos meses de recuperación.

EFE

Actividades como la lectura y la escritura preservan la memoria en la vejez

Actividades como la lectura y la escritura preservan la memoria en la vejez
Una investigación reciente, que se publica en la edición online de la revista 'Neurology', sugiere que la lectura de libros, la escritura y la participación en actividades que estimulan el cerebro a cualquier edad puede preservar la memoria.

"Nuestro estudio sugiere que el ejercicio del cerebro mediante la participación en actividades de este tipo a través de la vida de una persona, desde la infancia hasta la vejez, es importante para la salud del cerebro en la vejez", resume el autor del estudio, Robert S. Wilson, del Centro Médico de la Universidad Rush, en Chicago, Illinois (Estados Unidos).

Para el estudio, 294 personas fueron sometidas a pruebas que medían la memoria y el pensamiento cada año a una edad promedio de 89 años, además de responder a un cuestionario acerca de si leían libros, escribían o realizaban otras actividades mentalmente estimulantes en la niñez, la adolescencia, la edad media y en su edad actual.

Después de su muerte, sus cerebros fueron examinados en la autopsia para la comprobar los signos físicos de la demencia, como lesiones, placas y ovillos cerebrales. La investigación encontró que las personas que participaron en actividades mentalmente estimulantes de forma temprana y tarde en la vida tenían una menor tasa de deterioro de la memoria en comparación con aquellos que no participaron en estas actividades a través de su vida, después de ajustar por los diferentes niveles de placas y ovillos en el cerebro.

La actividad mental representó casi el 15 por ciento de la diferencia en el declive más allá de lo que se explica por la existencia de placas y ovillos neurofibrilares en el cerebro. "No hay que subestimar los efectos de las actividades cotidianas, como la lectura y la escritura, en nuestros hijos, nosotros mismos y nuestros padres o abuelos", dijo Wilson.

El estudio encontró que la tasa de disminución de la memoria se redujo en un 32 por ciento en personas con actividad mental frecuente en la edad avanzada, en comparación con las personas con una actividad mental media, mientras que la tasa de disminución de aquellos con actividad no frecuente fue un 48 por ciento más rápida que la de aquellos con actividad media.

EUROPA PRESS