sábado, 29 de junio de 2013

La escritura: eje maestro de los aprendizajes escolares

La escritura: eje maestro de los aprendizajes escolares 
Los resultados del Simce (Sistema de Medición de la Calidad de la Enseñanza) de los segundos básicos, deben ser analizados en sí mismos, y también en relación al proceso educativo continuo de los escolares. En relación a lo primero ya se ha opinado bastante.

En relación a lo segundo, me parece conveniente tener presente que la comprensión lectora va de la mano de la capacidad para escribir reflexivamente, y el hecho de que los escolares estén egresando con una insuficiente capacidad para escribir reflexivamente, refleja que no se está llevando acabo un proceso educativo que apunte a aprendizajes profundos, que se proponga coimplicar con eficacia las habilidades para leer comprensivamente y escribir reflexivamente.

La escritura, cumple una función comunicativa y también una función epistémica. En efecto, escribir es un proceso que supone definición de conceptos, elección de los mismos, y la capacidad de presentarlos en una estructura coherente que permita su cabal comprensión por parte de quien leerá lo escrito.

La comunicación escrita requiere un número mayor de vocablos que el lenguaje oral para expresar la misma idea. Así, comunicar por escrito es un proceso que supone no sólo la puesta en marcha de nuestros conocimientos, sino que particularmente, esta práctica compromete el ejercicio de nuestras altas capacidades intelectuales a fin de comunicar nuestras ideas o mensajes a personas ausentes (físicamente).

Pero también, escribir es una capacidad que nos permite expresar nuestros pensamientos, intercambiar ideas, hacer patente con ello nuestra originalidad, y por lo tanto, implica una elevada habilidad mental que nos abre profundos horizontes vitales. Como bien advierte Mariana Miras, “las producciones escritas, y en especial los procesos que el escritor utiliza al componer un texto, hacen posible o facilitan el aprendizaje, el desarrollo del conocimiento sobre nosotros mismos y sobre la realidad” (La escritura reflexiva. Aprender a escribir y aprender acerca de lo que se escribe).

La deficitaria competencia para escribir con que egresan los escolares se debe, mayormente, a un enfoque pedagógico equivocado.

Al observar el desarrollo de clases en las aulas de establecimientos de los diferentes niveles de desempeño, es posible advertir que a excepción de aquellos que alcanzan una calificación alta, en los demás, se aprecia una gran dificultad en los docentes para incluir manuscritos o ensayos de investigación acerca de los contenidos propios de la especialidad, primordialmente cuando se trata de contextos culturales, históricos o filosóficos que guarden sincronía temporal con los contenidos entre todas las asignaturas de un mismo nivel de estudios.

En la práctica, las instituciones escolares de desempeño pedagógico alto, destacan por poseer un nítido enfoque pedagógico centrado en el logro de aprendizajes profundos, y al mismo tiempo, porque están inspirados en una cultura metodológica desafiante, disponiendo de la lectoescritura como indicador de calidad.

Por ello, instalar la escritura como un eje de los aprendizajes escolares, es un cambio pedagógico que el sistema escolar requiere con urgencia.

Germán Gómez Veas | LADISCUSION.cl

No hay comentarios:

Publicar un comentario